No hay medio más veloz y más cómo para ir a trabajar que los ascensores. Lugar común donde pasan todos o la mayoría de los que acuden a la oficina, y se encuentran en constante uso hasta la finalización de la jornada laboral del día.

Pocas personas son conscientes de la cantidad de bacterias que puede tener ciertas áreas de un ascensor como los botones. 

Para evitar problemas de salud entre los trabajadores de la oficina, es de vital importancia darle una limpieza adecuada con el uso de antibacteriales.

Contratar a profesionales de limpieza de oficina, hará que se tomen todas las medidas necesarias, entre estas:

 

 

  • Será capaz de programar la limpieza de acuerdo a las tendencias 

 

 

Se determina en qué horarios se utiliza con más frecuencia el ascensor, de esa manera programar su limpieza cada cierto tiempo.

Esto está estrechamente relacionado también con la cantidad de personas que hacen uso de este sistema, cuando es un edificio muy concurrido es recomendable hacerlo diariamente, incluso varias veces al día; de lo contrario puede hacerse de 3 a 4 días a la semana.

 

 

  • Siempre disponible para limpieza de emergencia

 

 

Hay días o situaciones inesperadas cuando se requiere una limpieza no programada, y el personal de limpieza debe de saber ajustarse aunque ese día no esté programado.

Lodo en los zapatos por un día lluvioso o accidentes al trasladar bebidas o comida, son las situaciones más frecuentes, sin embargo, es importante observar y registrar todas estas tendencias para estar alertas los días lluviosos o después de la hora de la comida, por ejemplo.

 

 

  • Conocer las consecuencias de una falta de limpieza efectiva

 

 

Algunas partes de un ascensor como las puertas, pueden dejar de funcionar correctamente cuando existe la presencia de tierra o polvo en exceso. Es deber conocer qué lugares son vitales de limpiar efectivamente para evitar problemas que puedan comprometer el flujo de trabajo de la oficina.

Además, es importante saber qué productos y equipo de limpieza utilizar para no arruinar los diversos materiales que ahí se encuentran.

 

 

  • Conoce los elementos de un ascensor y sus cuidados

 

 

En un ascensor encontramos diversos materiales que requieren cuidados especiales para garantizar una mayor durabilidad y una mejor apariencia.

Puertas y paredes: Comúnmente de acero inoxidable, requieren de una limpieza que además los haga lucir siempre brillantes.

Es común encontrar huellas, grasa o suciedad que deben ser removidos con paños de microfibra que no generen rayones y usar productos que le den brillo y quite la grasa.

 

Botones: Sin duda es la zona donde podemos encontrar más bacterias, pero esto no significa que hay que ir con todo contra los botones pues también son delicados.

Al usar productos antibacteriales, estos no deben ser a base de cloro o alcohol que puedan arruinar su funcionamiento y su apariencia. 

 

Carriles de las puertas: Debido a que es una parte que está en constante movimiento, es vital mantenerlo siempre limpio de tierra y basura que pueda interponerse y atorar las puertas. 

Las ranuras de los carriles son difíciles de limpiar con una escoba normal. Lo recomendable es utilizar una brocha de mano y una aspiradora.

 

También podemos encontrar detalles de madera y espejos que deben de tener su respectivo cuidado de acuerdo a sus características.