Aunque existan tareas de limpieza de oficinas que deben de realizarse diariamente debido a lo rápido que pueden ensuciarse muchas áreas de la oficina, hay otras que pueden realizarse con menos frecuencia.

Las tareas semanales normalmente están enfocadas a dar mantenimiento, por ejemplo, abrillantar, pulir o quitar manchas de lugares que no pueden limpiarse con tanta frecuencia.

 

Tareas recomendadas para realizar semanalmente

 

Estas incluyen áreas que normalmente no guardan mucho polvo o bien, pueden darse mantenimiento una vez que se realice su limpieza del día, pero que dichas condiciones pueden perdurar por varios días sin deteriorarse, como las que recomendamos a continuación:

 

  1. Limpiar puertas

No todos lo saben, pero las puertas deben de ser aseadas, sin embargo, tarea no requiere realizarse diario debido a que no suele guardar polvo tan fácilmente.

Por ello, se recomienda limpiarlo semanalmente pasando un paño en toda su superficie, sin olvidar el marco, repisas y cercos. Utiliza una escalera para limpiar el borde superior, donde puede haber más polvo.

También se debe de utilizar productos antibacteriales en las manijas. Si son de metal, se puede utilizar un lustrador para ese material, siempre y cuando no sean a base de grasas o aceites.

 

  1. Abrillantar superficies de madera y cuero

Muchos de los escritorios y otros muebles están elaborados con ciertos materiales que se pueden llegar a opacar con el paso del tiempo, y otros materiales a base de madera o cuero pueden incluso agrietarse si no se les da mantenimiento de humectación.

 

Además de retirar el polvo diariamente, también se pueden utilizar productos para darle mantenimiento una vez a la semana. Utiliza productos para maderas a base de aceites y usa limpia vidrios para esas áreas con cristal.

Realiza movimientos circulares repetidamente con un producto especial hasta lograr un acabado brilloso e impecable.

Pero cuida de dejar una sensación grasosa evitando utilizar demasiado producto, en ese caso, realiza la misma operación pero con un paño seco.

 

  1. Limpieza de ventanas 

Las ventanas no se ensucian con facilidad, así que puede ser una tarea para planearse semanalmente, aunque muchos lo realizan diariamente, esto dependerá de la velocidad con la que se ensucien por marcas de huellas, etc.

Para su aseo se debe utilizar productos especiales para ventanas, un jalador para este propósito y un paño de microfibra para quitar el exceso de agua sin provocar rayones.

 

  1. Retirar manchas de paredes

A veces podemos encontrar que las paredes se manchen especialmente cerca del cesto de basura, interruptores o en el área de alimentos. Es necesario revisar estas áreas al menos una vez a la semana para retirarlas antes de que sea más difícil.

Sólo basta con frotar suavemente con un paño humedecido con agua en movimientos circulares, cuidando de proteger la pintura de la pared.

También revisa que no entre agua dentro de los interruptores o tomas de corriente para no generar un accidente mayor.

 

Se puede complementar estas sugerencias con otras tareas semanales dependiendo de las exigencias del cliente y de los objetos que haya en cada oficina.