Limpiar el piso de cemento de un patio y el piso de un baño, requieren de productos y equipo de limpieza muy diferentes entre sí. Cuando se trata de los muebles de una oficina sucede lo mismo, ya que suelen estar elaborados de diferentes materiales que requiere un cuidado distinto.

 

Cuidados de acuerdo a cada material 

 

Cada oficina elige su mobiliaria de manera diferente, ya sea a modo de economizar gastos, para mantener a sus empleados cómodos o incluso eligen manteniendo un gusto estético. 

Por ello podemos encontrar materiales como plástico, madera, algún tipo de metal, telas, pieles, entre otros., cada uno con sus respectivas características de limpieza y cuidado.

 

Asientos

 

Podemos encontrar sillas de oficina, sillas comunes, sillones, entre otros tipos de asiento que requieren de mantenerse siempre cuidados, especialmente en el área de clientes en donde dar una buena impresión de limpieza y pulcritud puede ser un factor de relevancia para el éxito de un negocio.

Tapices y cojines: Los asientos acojinados y tapizados con telas son las más cómodas y estéticas que se pueden ajustar a cualquier estilo. Pero con el paso del tiempo notaremos que el tapiz puede volverse oscuro por la suciedad e incluso guardar olores.

Cepillarlos y luego aspirarlos periódicamente evitará que guarde polvo, basurilla y ácaros que pueden causar incomodidad, mala imagen o alergias tanto respiratorias como de la piel. 

Después de meses o algunos años de su uso, requerirá una limpieza con detergentes y agua, o cuidados en seco, dependiendo de las especificaciones de cada mueble, esto para quitar las manchas oscuras debido al constante uso.

Si se trata de asientos de cuero, la aspiradora también es un gran aliado para retirar basura y polvo de manera efectiva, posteriormente se pueden utilizar limpiadores especiales para cuero que también prolonga su vida útil dándoles un aspecto lustroso, evitando que se seque el material y se agriete con el paso del tiempo.

 

Mesas 

Los escritorios y mesas pueden estar compuestos de distintos materiales e incluso una combinación de ellos para darles soporte pero también un estilo agradable.

Para los escritorios de madera se debe de utilizar limpiadores y pulidores para maderas que normalmente poseen aceites para evitar que se sequen y se agrieten. Algunos de estos productos también previenen la acumulación de polvo por cierto tiempo. 

El acrílico y otros plásticos son comunes en los escritorios más modernos, estos son más fáciles de limpiar pero son propensos a rayarse, por eso utilizar paños suaves y humedecidos es de gran ayuda.

Algunos escritorios están elaborados a base de vidrio donde se debe de evitar en lo posible los rayones, también los productos deben ser especiales para vidrios para darles una terminación apropiada y  evitar la apariencia de manchas por utilizar agua u otros productos que dejan un mal aspecto.

Contar con información sobre la mobiliaria de la oficina en cuanto a sus materiales es de gran ayuda al momento de planificar la limpieza de oficinas, pues se deben de elegir los productos requeridos no solo para mantenerlos limpios, sino para su cuidado y perduración.